Make your own free website on Tripod.com








ROSITA FORNÉS WEB PAGE














Inicio | Biografía | Cronología | Fotografías | Filmografía | Teatro | Lírico | Discografía | Televisión | Radio | Videos | Cabarets | Entrevistas y Reseñas | Entre Famosos | En Familia | Agradecimientos | Testimonios | Cancionero | La Gente Habla | Casa Fornés | Ventas y Sitios de Interés | Libro de Visitantes | PRUEBA





www.rositafornes.com















portadawebpage-.jpg















Tras siete años de haberle construido su primer Sitio Web, nos hemos visto forzados a "PERMUTAR".
Esperamos que el cambio -aunque involuntario- haya sido provechoso en cuanto a formato
y lucimiento del material expuesto.
Y que esta sea la casa definitiva en la red de la artista mas completa que haya dado Cuba en todo el siglo XX.
A todos gracias por su interés y en especial a Rosa, mil gracias por estos 81 años de ARTE, del mas genuino y bello.
Gracias por haber existido.

001ms.jpg

56157345_10156402707203175_623560360103772160_n.jpg

prog_homenaje.jpg

Más allá del aire glamuroso y del traje que llevaba como una rosa, más allá del esplendor que recordaba la belleza de todas las épocas, más allá de las luces y de un teatro que reunió a un público fervoroso y de la multitud desconsolada en la acera de Prado porque se agotaron las entradas (como en los tiempos del Mella y el Amadeo Roldán), más allá del homenaje a uno de los más largos y luminosos periplos artísticos, la función del 2 de abril de 2019 en el Gran Teatro de La Habana quedará en la historia como la noche de una emoción suprema en la trayectoria artística de Rosita Fornés. La única vez en su vida en que la estrella no pudo salir al escenario para agradecer los aplausos de sus admiradores.

Las luces del teatro encendidas, los espectadores de pie, exclamaciones espontáneas de delirio en la platea, sorpresa de los animadores cuando la Fornés se incorporó de su butaca con la intención de dirigirse escoltada al escenario. Gritó una frase. Fue un estallido de sentimiento. Le pidieron que hablara. Debieron haber previsto un micrófono en el lugar donde estaba sentada. Allí, durante el intermedio, decenas de devotos la habían rodeado y los teléfonos móviles rivalizaron para captar su imagen. Algunos lograron hacerse selfies. Quizás en esos minutos fue la mujer más fotografiada del mundo. No dejó de sonreír. Devolvió saludos. Lucía regocijada y regia (recuperemos algunos adjetivos). Y los artistas que participaban en la gala mostraban su orgullo por ser parte de un momento trascendente.

Después de unos instantes de expectación, informaron que finalmente Rosita no se sentía en condiciones de salir a escena. Hubo preocupación y gente que se asustó. Como muchas de las personas que colmaban el teatro, me hubiera gustado verla cerrando la gala, mimada por los aplausos finales, en la que probablemente sea su última gran presentación pública.

Ella que desempeñó su oficio de diva con la disciplina de una obrera no pudo evitar, en el pasillo que se extendía entre su palco y el escenario, protagonizar un suceso que hay que interpretarlo como el gesto de humildad de un corazón de 96 años, estremecido ante el amor de varias generaciones. Rosita estaba más allá de cualquier escenario. Había entrado en el territorio de las emociones gloriosas, arropada para siempre en la leyenda.

Lázaro Sarmiento Sánchez

FELICES Y SALUDABLES 95, ADORADA ROSITA

Rosita Fornés en sus 95 años

Autor: Miguel Barnet

9 de febrero de 2018

¿Cómo hablar del arte en Cuba sin mencionar a Rosita Fornés? ¿Cómo hacer un recuento de la vida cultural del país entre los siglos XX y XXI sin hablar de Rosita Fornés?

¿Cómo ser cubanos y contemporáneos si no contemplamos en nuestro imaginario y nuestra memoria colectiva la figura de Rosita Fornés?

¿Cómo decir que tenemos un arte lírico, una comedia musical, un teatro vernáculo, un teatro dramático, una canción nacional, un cine, un cabaret rutilante y universal y una vedette única e insustituible sin mencionar el nombre glamuroso y universal de Rosita Fornés?

¿Cómo antologar a las figuras más prominentes del siglo XX sin incluir el nombre de ella? Imposible.

¡Qué explosión de arte y alegría, de vocación cosmopolita y nacional se produjo en La Corte Suprema del Arte, de Monte y Prado, cuando aquella adolescente subió al escenario a entonar una canción española en el lejano 1938!

A partir de ese día, grande para el arte interpretativo en Cuba, las cosas se empezaron a definir antes y después de ella en el mundo del espectáculo.

Porque ella le supo imprimir a la música española ese ingrediente transculturado que la hacía sonar ibérica y tropical, sensual y colmada de salero.

Ella se inscribió en el hall de las estrellas cuando las otras pasaron fugaces, cuando no inadvertidas. Porque ella tuvo ese don especial y supremo que le dio la vida y que se consagró con la aprobación del más exigente y sensible gusto de su público.

¿Y cuál es su público? Fuenteovejuna, podríamos gritar. Porque ella ha tenido el don de ponernos a todos de acuerdo en calificarla entre las más completas y talentosas artistas de nuestra época. Seamos honestos, estamos todos orgullosos de ser sus contemporáneos.

Porque ella nos ha dado una inmensa lección de arte, disciplina y permanencia, de calidad humana y resistencia frente a cualquier obstáculo que se le haya puesto en el camino. Estoy seguro de que cuando sintió que una piedra se interponía en su vida, la tomó en sus manos, la besó y dibujó en ella un arcoiris. Ella es una artista a prueba de fuego, como Alicia Alonso, con esas bridas tensas que la han llevado a cabalgar hacia el infinito y la posteridad.

Rosita Fornés se casó con su pueblo cuando era ya la novia de México; su corazón noble y resonante fue fiel a nosotros y nunca nos abandonó, ni aun en los tiempos difíciles, cuando se le cuestionaba por llevar en el pecho una cruz de diamantes.

Porque su refulgencia no radicaba en esa cruz, sino en su corazón de terrestre alegría, en su espíritu amoroso con su Patria.

No voy a decir aquí lo que ya todos saben. Que ella inauguró en Cuba la comedia musical con Mario Martínez Casado, el teatro lírico y la zarzuela con Antonio Palacios, el espectáculo de la noche habanera con la presea de su talento y su belleza sin par que la convirtieron en un símbolo de la mujer cubana de nuestra época.

Solo quiero decir que ella ocupará siempre un lugar único ahí donde la historia se tiene que rendir a la poesía: en la leyenda.

Y como a una leyenda viva, de carne y hueso, la homenajeamos a pocas horas del 11 de febrero, fecha de su nacimiento, con el repique de los atabales llegados de África, las castañuelas andaluzas y los pianos europeos con los que ella deleitó y seguirá deleitándonos a los públicos de Cuba y del mundo. Sea para ti, Rosita, este homenaje una muestra de nuestro respeto y cariño incondicional en tus 95 años de acumulación de juventud y talento.

3era Edición

VENTA en AMAZON.COM

rflibro3aedicion.jpg

Efemérides y Recuerdos

20 Jun 2016 ...
Un día como hoy, "Día de los Padres", pero hace 40 años ...

28 Jun 2016 ...
Un día como hoy, pero hace 75 años ...

12 Sept 2018 ...
Un día como hoy, pero hace 80 años ...

06 Abr 2019 ...
Un día como hoy, pero hace 40 años ...