Make your own free website on Tripod.com








ROSITA FORNÉS WEB PAGE

LA FORNÉS TRIDIMENSIONAL














Inicio | Biografía | Cronología | Fotografías | Filmografía | Teatro | Lírico | Discografía | Televisión | Radio | Videos | Cabarets | Entrevistas y Reseñas | Entre Famosos | En Familia | Agradecimientos | Testimonios | Cancionero | La Gente Habla | Casa Fornés | Ventas y Sitios de Interés | Libro de Visitantes





tridimensionalposter.jpg

Revista Musical

La Fornés Tridimensional

Opening

Midley

Algo especial por la Fornés

Héctor Téllez

Popurrit de Héctor

Algo especial por Héctor

Operetas famosas Héctor y Rosita

con el coro y cuerpo de baile

Nuestras Sorpresas

Las Zarzuelas

Centurión

Canciones tradicionales por Rosita

Selecciones de María la O

¡La Otra Sorpresa!

Producción final

¡La Fornés Tridimensional!

 


La Dirección de Espectáculos,  Variedades y

Circo del Ministerio de Cultura presenta una

producción bajo la dirección artística de Joaquín

M. Condall.

Coreografía de Tomás Morales.

Dirección orquestal de García Caturla.



DIRECCIÓN ARTISTICA: Joaquín M. Condall

COREOGRAFÍA: Tomás Morales

DIRECCIÓN MUSICAL: Francisco G. Caturla

DISEÑOS, ESCENOGRAFÍA y VESTUARIO: Rolando Moreno

ARREGLOS MUSICALES: Francisco G. Caturla / José Manuel Solís

DISEÑOS DE LUCES: René Rivero

CORO VOCAL: Antonio Morejón

ARREGLO DE VOCES: José Manuel Solís

PRODUCCIÓN: Rafael Fresnedo

 
















 

La revista musical “LA FORNÉS TRIDIMENSIONAL”, se presentó por varias semanas a finales de 1977 y comienzos de 1978 en el escenario del Teatro Karl Marx de La Habana.

Contó además con las actuaciones de Mirtha Medina, Héctor Téllez, Miguel Ángel Piña, Alfredito Rodríguez, Centurión, Leonor Zamora, Raúl Gómez, Farah Maria y Alberto Herrero. Además, con la presentación especial del tenor venezolano Alfredo Sadel.

 

Rosita en tres dimensiones

LA FORNÉS TRIDIMENSIONAL

Revista Bohemia (final 1977 – principio 1978)

 

La nueva revista musical del Karl Marx está trabajada desde otro ángulo bien distinto a la que le precedió en el inicio de la temporada en el coliseo habanero. No se trata de búsquedas, de innovar en el género. Oficioso del espectáculo musical, Joaquín M. Condall acude a los secretos de su arte, para asegurar la complacencia del respetable. Y como siempre su producción resulta agradable, placentera, aceptable. Empieza por utilizar una estrella, cuya anuencia en el espectador de musicales ha sido mil veces probada y su sola presencia alcanza para promover cientos de cubanos al teatro de la playa. Rosita Fornés, una larga experiencia teatral, sabiduría escénica, maestra de la variedad, lírica y cancionera, gran vedette y elocuencia de la zarzuela. Ella y su estela de admiradores. Una mujer hermosa y una artista consumada, de fuerte raigambre popular. Centro del espectáculo, culminación de todos los bailables, escudada por su mejor repertorio de operetas y canciones, sin obviar estrenos y sus últimos éxitos.

Apoyada en orquestaciones de mayor sonoridad, dirigidas por García Caturla y en un vestuario regio, de buen gusto y mayor esplendor. Toda luz y atracción. Luego acude Condall a otro experimentado de la coreografía alegre, ligera, internacional, Tomás Morales, quien agiliza el cuerpo de baile a todo su posible dinamismo, exigiendo ritmo, distancia entre ellos, habilidad, a modo de cubrir espacio y llenarlo de movimiento, mantener la escena todo el tiempo en constante ebullición con luces en colores que giran, como los bailarines sobre el piso, sobre cortinas y plataformas, solistas y coros. Por último, refuerza Condall la parte vocal con nuevos favoritos del público, la magnífica voz de Héctor Téllez, la grata presentación de Mirtha Medina, la juvenil actuación de Miguel Ángel Piña, quienes, al parecer, alternan en las funciones con las asimismo gustadas presentaciones de Farah María, Leonor Zamora, Raúl Gómez y Alfredo Rodríguez. Y como una especie de intermedio o enlace entre la primera y segunda parte del programa, Centurión, el mimo de las imitaciones y la pantomima con pimienta, verdadero estilista del gesto y la expresión cómica.

No queda cabo sin atar en la producción de Condall. Sin embargo, aún hay mucho que ajustar en el elenco del Karl Marx que repercute en su producción, y que en buena medida debió ser cuidado de su dirección. Y no me refiero a los solistas que cumplen con su cometido, con esmero y oficio, al menos en lo que es de esperar de cada uno de ellos. Sobre todo complace la mesura de Rosa, como la aclama su público, y la eficiencia de los demás. Me refiero a la falta de rigor con el cuerpo de baile, donde la desarmonía es evidente y casi no hay coreografía en la cual los movimientos se ejecutan al unísono, sin fallas y contratiempos. Esto podría considerarse un detalle menor, pero no es así, porque la presencia de los bailarines es protagónica "en una revista musical y de su pericia depende en mucho la impresión de brillantez que deje el espectáculo.

Hay que aligerar a esos bailarines, en especial la parte femenina, hacerlos volátiles, más delgados, conseguir la uniformidad. En cuanto al coro de voces, la cuestión es más álgida. Resulta ostensible su reciente formación. Necesita desarrollo individual y coral, elaboración y proyección. Y, tal vez, se podría añadir que no hubiese estado mal alguna incorporación de los cantantes referidos, en particular, Téllez, a los números de conjunto, como un Centurión que balanceara mejor su presentación, aunque, en definitiva, “La Fornés Tridimensional” es un espectáculo que no defrauda, lo cual no quiere decir que la Dirección de Espectáculos del Ministerio de Cultura no debe continuar, aún a costa de riesgos, la línea de innovaciones que iniciara con “Nosotros, la música”.

 

Nati González Freire

Fotos: López Carlón

 


Qué hay nuevo

(Juventud Rebelde / Dic. 1977)

 

Rosita Tridimensional, la revista musical que abarca tres fases del arte interpretativo de la vedette cubana, estará todos los días, hasta el jueves, en el teatro Karl Marx, de Miramar.

El espectáculo constituye una prueba para la popular cantante en su recorrido por los más variados géneros musicales. Su labor se ha visto enriquecida por el aporte del cuerpo de baile del mencionado teatro con una coreografía de Tomás Morales.

Según la idea original, no siempre la Fornés interpretará las mismas canciones, dando posibilidad de que los números se cambien de acuerdo con las necesidades de la oferta.

Un primer intento de ensayo el viernes, auguraba posibilidades y las fallas prometían subsanarse al anunciarse que todo el día del sábado lo dedicarían a continuar en la tarea de superarlas.

Las composiciones, incluso las tomadas de las zarzuelas, han sido orquestadas por José Manuel Solís y Francisco García (Caturla); este último funge como director de la orquesta acompañante.

Una de las ventajas de esta especie de recital de Rosita, es que no habrá intermedios. Las dos horas están entremezcladas con salidas oportunas de los Invitados de estas noches Héctor Téllez, Centurión, Miguel Ángel y Mirtha Medina.

A la entrada se pondrán a la venta programas confeccionados especialmente para esta actividad, así como afiches en blanco y negro de la Fornés.

Hoy habrá dos funciones, una a las 5:00 p.m. y otra a las 9:00 p.m. Las entradas para cualesquiera de los días pueden adquirirse en el local del propio teatro de 2:00 p.m. e 10:00 pm, Los precios son de dos pesos platea baja y alta: un peso cincuenta centavos el primer balcón y un peso el segundo balcón. (Gabriel)

 
















 
 
ROSITA FORNÉS WEB PAGE