Make your own free website on Tripod.com








ROSITA FORNÉS WEB PAGE

El Penultimo round del pleito ROSITA FORNÉS-MANUEL MEDEL














Inicio | Biografía | Cronología | Fotografías | Filmografía | Teatro | Lírico | Discografía | Televisión | Radio | Videos | Cabarets | Entrevistas y Reseñas | Entre Famosos | En Familia | Agradecimientos | Testimonios | Cancionero | La Gente Habla | Casa Fornés | Ventas y Sitios de Interés | Libro de Visitantes | PRUEBA





El Penultimo round del pleito
ROSITA FORNÉS-MANUEL MEDEL

- El conflicto al rojo vivo al marchar Rosita a Venezuela.
- Los periódicos se hacen eco.
- El fracaso de la breve temporada de Rosita en el Teatro Lírico.
- Armando Bianchi no ha caído bien al público mexicano.
- Escándalos y conflictos diarios.
- Un cabaret semivacío.
- Lo que dice Manuel Medel: una entrevista de cinco minutos entre ella y yo.
- Rosita responde: No hay entrevista; para eso están mis abogados.
- Mientras tanto, una niña de 7 años por medio.
- ¿Habrá divorcio?.

Una Entrevista Exclusiva para BOHEMIA
por LUIS DAM
Fotos de G. Y. MASSART.


Tres días antes de marchar Rosita Fornés a Venezuela, después de una breve temporada en México, el conflicto matrimonial con su todavía marido Manuel Medel tomó fuerza inusitada en la prensa. He aquí algunas "ocho columnas" de aquellos días:

- "Rosita Fornés busca a Manuel Medel";
- "Mi hija es solo mía" dice Rosita;
- "Medel, padre desobligado";
- "Estoy dispuesto a divorciarme de Rosita" dice Medel;
- "Medel sólo pide el cariño de su hija";
- "Rosita ofrece a Medel tres mil dólares";
- "Bianchi hunde a Rosita Fornés" etc. etc.


Esta súbita actualidad nos movió a tratar esta entrevista. La verdad es que la intentamos hacer con los dos protagonistas juntos y ante las cámaras de la televisión, canal 2. No nos fue posible, especialmente por parte de los que cuidan a Rosita Fornés, la gran vedette que tanto quiere -por lo menos, quiso- todo México.

Entonces les hablamos por separado. Rosita se resistió mucho a hablar, pero por fin habló. Medel también fue amplio en sus declaraciones. Lo que ambos nos dijeron queda en estas columnas que sólo tratan de servir al público con una información objetiva, registrando palabras y hechos concretos y lamentando que el centro de la disputa sea un ser inocente, de siete años, que no tiene la culpa de nada.

Ojalá sus padres se den cuenta a tiempo a fin de que la pequeña Rosita Medel Fornés no sufra las consecuencias de los errores o las pasiones de los mayores.

"Que me Conceda Cinco Minutos y Habrá Arreglo". Dice Medel

Nos citamos con Manuel Medel en un popular café, después de comer.
Puntual y cordial, como siempre, llega el famoso cómico, que se conserva joven, alegre, lleno de vitalidad. Platicamos de sus proyectos en televisión, en cine, en teatro... Tiene mucho trabajo y sigue siendo una figura taquillera solicitada por todos. Cuando pedimos el segundo café, abordamos el tema principal: Rosita Fornés. Lo que nos dijo Medel se puede resumir en esta apretada síntesis, fiel reflejo de sus palabras:

- Yo no quería hablar públicamente de todo esto, cosa que creo pertenece a mi vida privada. Pero en estos últimos días la actitud de los periódicos ha vuelto a poner el asunto de moda y no hay más remedio que abrir la boca, aunque sea sólo para defenderse...

"Rosita ha dicho cosas tan insensatas como que yo le concedería el divorcio si me da tres mil dólares". Diga usted que el amor de una hija no se vende por ningún precio. Si yo no le concedo el divorcio es porque ella no acepta lo único que yo quiero.

"Ella sabe de sobra lo que yo quiero: una entrevista de cinco minutos, cara a cara, para que yo pueda plantearla un par de condiciones morales, que yo sé que Rosita no me negaría. Hecho esto el divorcio que ella tanto ansía sería cosa de ocho días...

"Naturalmente esas condiciones morales se refieren a nuestra hija. Soy su padre y la quiero con toda mi alma, a pesar que desde 1952 no me la dejan ver. Lo único que quiero es poder ser el padre de mi hija, que ella lo sepa y poder disfrutar de un cariño que me pertenece y para perder el cual yo no he hecho nada malo...

"Acaso tengo yo la culpa de que mi esposa se fugara un día de mi casa llevándose a mi hija? ¿Tengo la culpa de que viva con otro hombre que no es su marido? Ya, ya sé que Rosita dice que yo he sido un padre desobligado con docenas de hijos. Es muy divertido hablar por hablar. Tengo cuatro hijos, y no niego a ninguno. El mayor Manuel es contador: yo le he dado esa carrera. Otra hija, Mirka, vive en Guadalajara casada y en tranquila posición. Mi hija Mary estaba estudiando, pero llevaba el gusanillo del teatro por dentro y es vedette. Actualmente triunfa en Canadá. Ser artista no es nada malo y no creo que Rosita se atreva a decir tal cosa. Mi cuarta hija es Rosita Medel Fornés, la hija que ni siquiera puedo ver.

"También se equivoca Rosita cuando asegura, quien sabe con qué intención, que yo lo que quiero es quitarle nuestra hija. Yo sé que a una niña no se le puede quitar el cariño de una madre y que los hijos no son culpables ni deben sufrir las consecuencias de los pecados de los padres. Si Rosita y yo nos llegamos a arreglar en lo del divorcio, nuestra pequeña siempre estará con su madre, pero yo me cuidaré de su educación y tendré derecho a verla y pasear con ella de la mano. Creo que es lo menos que un padre puede pedir...

"Ya, ya he oído esa calumnia.
Qué yo he enviado agentes para que el público de México silbara sus actuaciones en el teatro? ¡Qué disparate! A ellos les han silbado porque el público no puede olvidar y, ¿por qué no decirlo?, porque ese señor que anda con ella le ha caído mal a todo el mundo desde el primer momento. ¿Es que Rosita no ha oído cuando ella salía a escena los gritos de ¡Canta tú sola! y ¡Que se marche ése!, que se han repetido en el Teatro Lírico y en la pista del Astoria cuando ha salido a actuar? Entonces que no invente el cuento de mis agentes...

"Artísticamente creo que el daño que ha sufrido Rosita con todo este lío ha sido definitivo y ahora, durante su estancia en México, lo ha podido comprobar. No digo esto por rencor o despecho. Soy un hombre que sabe perder y ya estoy resignado a estar solo, sin Rosita, sin casarme, cosa que no pienso hacer nunca más. Digo esto como artista, como empresario. Cuando Rosita se marchó de México para unirse a su "prometido" -al menos así le llama- dejó abandonados aquí contratos por más de un millón de pesos mexicanos, entre ellos un contrato para tres películas con los Hermanos Calderón y muchos otros compromisos por televisión, giras, temporadas teatrales con ella de figura central. Pero Rosita se fue. Ella, que fue llamada la novia de México, y a la que mi pueblo idolatraba. Ahora ha vuelto y ha pasado sin pena ni gloria, mejor dicho con mucha más pena que gloria... Un contrato en el Lírico que no ha podido ser prorrogado por la falta tacto, a razón de mil pesos ella y a su acompañante, al que ella impuso. Si este dinero se traduce en dolares verá Rosita que no es un negocio hacer lo que ella ha hecho al imponer a su "prometido"...

Claro que podía y debía haber venido a México, pero no como vino. El público tiene un olfato especial, no tolera cosas así. Si Rosita baja avión al llegar a México de la mano de su hijita, sin más compañía y así la retratan los periódicos... ¡hasta yo la hubiera aplaudido! Hubiera sido un éxito como siempre lo fue. Hubiera resucitado la novia de México y el público se hubiera conmovido cuando el padre de la niña hubiera podido abrazar a su hija. Pero Rosita, con falta de tacto, vino del brazo de ese señor, imponiéndolo en todas partes y dejando a su hija lejos, con el pretexto de que yo me la quería robar...

Las consecuencias ya han sido vistas y creo que si Rosita todavía tiene sentido común debe pensar las cosas...

No podría dar una razón exacta por qué les cayó tan mal a todos la compañía de Rosita, pero supongo que es por razones sentimentales que todo el mundo conoce. Aparte de eso, no cabe duda que el compañero de Rosita bate el record de falta de "ángel", como decimos en el teatro, para caer bien. Por ejemplo, les presentaron en un programa de televisión que patrocina una conocida marca de cigarros mexicanos, los Raleigh, y que dirige el gran Pedro Vargas y cuando el animador del programa le ofreció un cigarrillo de esa marca al "prometido" de Rosita, este dijo con su conocida suficiencia: "No, yo no fumo ese cigarro... yo fumo cigarros no se qué"... Creo que Pedro Vargas casi se desmaya del susto y los patrocinadores se tiraron de los pelos... Como verá es un ejemplo de oportunidad digno de figurar en una antología...

"Nada, no tengo que añadir nada más. Habrá divorcio si Rosita acepta que nos veamos unos minutos y ponemos de acuerdo en lo que respecta a nuestra hija, que yo pienso dejar en su poder, ya que es su madre y sé que como madre es buena. Y no lo habrá mientras que esto no suceda. Es inútil que me mande abogados ni que haga declaraciones a la prensa. El problema no es dinero -trabajo mucho y no tengo problema económico alguno- ni de escándalo. Es de corazón y espero que Rosita no lo haya perdido por completo con las compañías en que anda."

La entrevista ha terminado. Medel apura su café y marcha corriendo a una entrevista con un productor. Realmente tiene mucho trabajo en televisión y en cine. Sigue siendo el mismo excelente amigo que siempre lo fue. Al darnos la mano nos dice:

"Y escriba que guardo el mejor recuerdo de mi vida para Cuba y ese pueblo magnifico. Yo allí tengo muchos amigos y sé lo que piensa el público cubano sobre este lío en que yo he llevado la peor parte.

"No Tengo Nada Que Hablar Con Medel. Ahí Están Mis Abogados". Dice Rosita Fornés

Rosita Fornés, la novia de México en otro tiempo, al teléfono. Solicitamos una entrevista con ella para nuestra revista, ya que al día siguiente parte para Venezuela y en los últimos días el lío Fornés-Medel ha estado de moda.

- Está bien, venga a vernos al camerino en el Lírico o en Astoria.

- No, no quiero verlos. Quiero ver y hablar con usted solamente, Rosita- le decimos.
Rosita comprende la distinción, calla un momento y acepta.

Por la noche nos presentamos en el cabaret casi completamente vacío, justo es decirlo. Rosita se prepara para actuar. Es la mujer guapa, de rotundas curvas que conquistó al público mexicano hace casi 10 años. Mientras se maquilla recordamos su pasado...

Rosalía Palet Bonavia -este es su nombre completo de pila- nació en la ciudad de Nueva York, no en Cuba, el 17 de febrero de 1922, de padres valencianos. Posteriormente su mamá enviudó y ya en Cuba volvió a casarse con el señor Fornés, valenciano también, del que Rosita tomó su apellido.

Rosita empezó muy joven como cantante de opereta y zarzuela en La Habana. Tenía catorce años cuando cantaba como damita joven en radio y teatro, hasta que con la zarzuela "Luisa Fernanda" alcanzó un gran éxito y empezó a subir siempre como cantante. Cuando tenía dieciocho años empezó a hacer comedia y se colocó como una graciosa actriz.

En 1945 viajó a México por vez primera para intervenir en una película como cantante y actriz. Estuvo tres meses. Por entonces conoció a Manuel Medel, que se enamoró de ella perdidamente. Rosita marchó a La Habana, para volver a México en 1946, donde Medel, ya convertido en su empresario, la presentó como vedette en el Teatro Lírico, con un éxito enorme. En poco tiempo Rosita Fornés conquistó al público y fue conocida por todos como la novia de México.

En 1947 Rosita y Medel se casaron. Dos años más tarde, el 10 de marzo de 1949, nació la hija de ambos: Rosalia Medel Fornés.

El éxito de Rosita se prolongó como vedette y aunque hizo alguna incursión lírica en el viejo teatro Colón, siguió imponiéndose como la mejor vedette que había en México. Su popularidad no encontraba rivales.

Hasta que un día de 1952 Rosita Fornés huyó de su casa con su hija para no regresar. Meses más tarde, en Cuba, su reaparición artística en la televisión habanera la hizo en compañía de Armando Bianchi.

Ahora Rosita ha regresado a México. Se la esperaba con ansiedad. El trono del vedettismo, que ella dejara vacío, nadie lo ha ocupado todavía. Pero Rosita no ha encontrado, en este su regreso, el apoyo popular que antes tuvo. ¿Por qué? Nosotros sólo cumplimos una misión informativa al recoger la opinión de los mismos empresarios del teatro que le ofrecieron el contrato prorrogable... y que no ha sido prorrogado.

Rosita se ha terminado de maquillar. Es una mujer hermosa y una artista con "ángel". Reina de la simpatía. Le llaman a escena. Rosita va a la pista y empieza el "show". Habia exactamente cuatro mesas ocupadas en el espacioso cabaret.

La variedad que ofrecen Rosita y Armando Bianchi es francamente pobre. Sólo cuando Rosita canta "Es mi hombre" recuerda tiempos pasados... Los espectadores de las cuatro mesas aplauden por cumplir.

De nuevo en el camerino hablamos. He aquí lo que, sin muchas ganas, nos dijo la "Ex novia de México".

- No tengo nada que hablar con Manuel Medel. Para eso están mis abogados. Si quiere dinero, le daré hasta tres mil dólares para que me deje en paz. Sólo quiero divorciarme de una buena vez y estar tranquila.

- A Armando Bianchi le quiero mucho, pero no me casaré con él de inmediato. Eso es cosa que el tiempo dirá. Lo importante ahora es el divorcio en México, divorcio que ya en Cuba ha sido favorablemente fallado. Lo quiero ratificar en México.

"Creo que todo se arreglará. Desde luego mi hija es mía, y sólo mía. Yo la tuve, yo la eduqué, yo la cuidé desde que nació. ¿Cuándo se ha ocupado Manuel Medel de ella? No basta tener un hijo y después dejarle. Un hijo es de uno cuando se cuida de él...

"Mi hija vive en Cuba como una princesa y es de sospechar que Medel, con una docena de hijos prácticamente abandonados, no sería el padre ideal para mi hija. Así es que ml hija ¡ni tocarla! La patria potestad me pertenece desde todos puntos de vista...

"Mañana me voy para Venezuela pero volveré a México en un mes más y entonces pienso que todo terminará. Yo no me opongo a Medel vea a la niña si realmente quiere hacerlo, pero de eso a que él me la quite va mucho... ¡Eso nunca!

"Es mentira que yo haya sembrado en ella odio hacia su padre. Pero Medel se lo está ganando con su modo de proceder. Primero fue cuando estábamos todavía juntos pero de eso ya se habló bastante. Naturalmente la niña se dio de sobra cuenta. Y ahora con su actitud contra mí. Rosita tiene ya siete años y es muy lista, mucho más de lo que Medel se figura.

"Naturalmente que me quiere con toda su alma, pero aún así mucho menos que yo a ella. Yo le aseguro, que el día más feliz de mi vida fue cuando el 10 de marzo de 1949 nació mi hija... Pero bien, ¿quiere que hablemos de otra cosa?

"Está bien: pues mis proyectos son ahora hacer un mes en Venezuela y después volver a México. Aquí, a mi regreso, haremos teatro de nuevo, posiblemente en el Esperanza Iris. También tengo cosas de cine habladas y creo que se llegaran a firmar. Es cuestión de volver y todo irá mejor.

"Sí, soy feliz a mi modo, pero verdad que hay muchos momentos en que me siento muy triste. Creo que es porque soy muy susceptible y pequeñas cosas me causan mucha tristeza y me hieren en el corazón.

"¿Mi mayor ambición? Que cuando yo muera se me recuerde como se ha recordado a otras grandes artistas. Todavía se habla de Sarah Bernhardt, de lsadora Duncan, de tantas otras... Yo quisiera que me recordara como una gran vedette..."

Nos despedimos de Rosita Fornés. Armando Bianchi viene a buscarla para irse. Cuando nos dice adiós y nos envía muchos saludos para Cuba a través de estas páginas, hay una mirada de esa tristeza a que antes se refería. Rosita, tan hermosa y simpática siempre, lleva en su mirada, en la huella que el tiempo ha dejado en sus ojos, algún dolor...

Tomado de la
Revista BOHEMIA, La Habana, CUBA
4 de Noviembre de 1956
Páginas: 8, 9, 129 y 130