Make your own free website on Tripod.com








ROSITA FORNÉS WEB PAGE

Mi Hija, el Teatro y Yo














Inicio | Biografía | Cronología | Fotografías | Filmografía | Teatro | Lírico | Discografía | Televisión | Radio | Videos | Cabarets | Entrevistas y Reseñas | Entre Famosos | En Familia | Agradecimientos | Testimonios | Cancionero | La Gente Habla | Casa Fornés | Ventas y Sitios de Interés | Libro de Visitantes





 

Mi Hija, el Teatro y Yo

 

R O S I T A     F O R N É S

 

 

Por IGNACIO VADO

 

 

En la radio del auto se dejó escuchar la voz de un famoso columnista: "La mimada vedette Rosita Fornés, que con tanto éxito actúa a un teatro frívolo, se divorciará de su marido el también artista Manuel Medel".

Ya en presencia de ella hubo que preguntarle:

—¿Es cierto que se divorcia usted de Manuel Medel?

—Francamente, no me estoy divorciando. Después, quién sabe... más adelante... quizá.

—Se ha dicho que Medel es un estorbo en su carrera y algunos otros afirmaron que, de cierto modo, su matrimonio con él, vino a favorecerla. ¿Qué opina usted?

—Creo que un artista triunfa, por esfuerzo personal y valor artístico y no por su estado civil.

Cuál fué la reacción del público cuando usted se casó?

—Los primeros meses -el favor del público me dió la espalda. Pero, poco a poco esa actitud cambió, y no puedo quejarme de mi actual situación.

Al camarín de Rosita en el Lírico, pequeño pero confortable, lo adornan varias fotografías de artistas del arte frívolo y de una linda chiquitina.

—¿Y no está arrepentida de su casamiento?

—¡No! Al matrimonio le debo el tener una hija que es toda mi locura, desde hace tres años. Se llama Rosita. Y considerados los beneficios obtenidos en el particular en que se refiere a mis sentimientos íntimos, no lo creo así. Como artista y como mujer he madurado.

—¿Qué opino Rosita Fornés, artista, de Rosita Fornés madre y viceversa?

—Es una pregunta que nunca me habian hecho. Yo como madre lamento haber sido artista pero no lo puedo remediar. Lo lamento, porque no he tenido a mi hija, conmigo todo lo que yo quisiera. He sido una madre a medias, por lo que respecta a su atención personal. No porque niña esté descuidada. Ya que con excepción al tiempo que dedico a mi carrera, me desvivo por ella. No soy de esas mujercitas que juegan "canasta uruguaya". No es que crea que no está bien divertirse y tener sus expansiones; pero, todo se puede hacer con mesura. Las horas que paso lejos de mi hija son las que me roba el trabajo.

La hermosa mujer nació en Nueva York, por accidente, se crió en Habana y se consagró en México, como artista sin igual en su género…

 

… luciendo un vestido que la cubre casi por entero.

—En opinión de algunas personas, usted no siempre luce su cuerpo y actúa con la picardía que ellas le suponen en la escena. Quisieran tener una Mae West mexicana.

—No creo ser una ingenua, pero hay que darle al público una de cal y otra de arena. Existe el concepto erróneo de que para ser vedette hay que enseñar las piernas. Yo no tengo necesidad de enseñar los muslos.

Después de mi debut en el teatro "Tívoli" pensé; voy a ser una vedette distinta; y logró tanto éxito cuando enseño las piernas como cuando no lo hago. No tengo necesidad de recurrir a eso constantemente.

Me molesta que hablen de mis extremidades, que se refieran a mí como la "escultural". Prefiero que hablen de Rosa Fornés artista.

—Antes de dedicarse a la revista frívola ¿cultivaba usted otro género?

—Sí, fui primero actriz de comedia. Me gusta más, aunque la revista da más dinero. La explotaré hasta que me empiecen a ver jamona. Después me dedicaré a la Opereta en donde no la critican a uno tanto. El final de mi carrera lo dedicaré de nuevo a la comedia, un género muy señorial, muy digno.

—¿,Cree usted que se puede llamar inmoral al trabajo de una vedette? Jamás he hecho bataclán escotado.

—¿Proyectos Rosita?

—Es posible que en los primeros de febrero inicie una película para Mier y Brooks, que llevará el título de "Las Tres Alegres Comadres". Pero no aceptaré si antes no me enseñan el script. El crédito por igual será posiblemente para Amalia Aguilar y Lilia Prado. Los Calderón proyectan películas en colores y quieren que trabaje en ellas.

—¿Y de televisión?

—Pretenden pagar muy poco, no quiero ceder hasta que los anunciantes se den cuenta de la diferencia que hay entre un programa de televisión y uno de radio.

—Según anuncio hecho por usted hace tiempo, habló de formar una compañía de opereta. ¿Ha desistido usted de sus propósitos?

—Si los compromisos adquiridos con el cine me lo permiten, debutaré el próximo sábado de Gloria.

—¿Cómo llegó usted a las tablas?

—Hace algunos años me presenté como aficionada en un programa de radio en La Habana, Cuba; en el mismo surgieron algunos estimados valores corno Aurora Lincheta, Estelita Rodríguez, etc.

—¿Cuál cree usted que sea la razón de la falta de calidad en las películas mexicanas?

—Que los productores se han comercializado demasiado, y por esta circunstancia tratan de tener éxitos económicos inmediatos. Quizá el cine muera al surgir la televisión y el teatro vuelva a tener un auge nunca soñado.

—En su opinión ¿cuáles son las cualidades que debe reunir una vedette?

—Ante todo personalidad, alegría, arte y figura.

—¿Lleva usted diario íntimo?

—Detesto los diarios íntimos además de que constituyen un peligro en manos de los demás. ¡Imagínese usted! expresar nuestros sentimientos y deseos más recónditos, lo dicho... muy peligroso... ¡muy peligroso!...

 

 

Tomado de una Revista Mexicana

Diciembre 1951 o Enero 1952

 































 
 
ROSITA FORNÉS WEB PAGE