ROSITA FORNÉS WEB PAGE

VIVIR EN SANTA FE














Inicio | Biografía | Cronología | Fotografías | Filmografía | Teatro | Lírico | Discografía | Televisión | Radio | Videos | Cabarets | Entrevistas y Reseñas | Entre Famosos | En Familia | Agradecimientos | Testimonios | Libros | Cancionero | La Gente Habla | Casa Fornés | Ventas y Sitios de Interés | Libro de Visitantes




















ELENCO:

LUCINDA GALVAN ....... Rosita Fornés
NENA .............................. Margarita Balboa o Daisy Dorr
SEBASTIAN ................... Jesús Terry o Jorge Losada
LUCY .............................. Marlen Castell o Marlene Rivero
DANIEL .......................... Dany Lima
ANDY .............................. Edwin Fernández
QUIQUE ......................... Osvaldo Doimeádios o Boris Crespo
YANSINLEY ................... Yamira Díaz o Mabel Alfonso
ROSITA ........................... Ivonne Ramírez
JULITO .......................... Francisco (Pancho) Céspedes
CHARITO ...................... Caridad Ríos

MUCHACHAS Y MUCHACHOS DE SANTA FE
y la participación de DANZA AMÉRICA

A MANERA DE PRESENTACIÓN

Santa Fe es un poblado singular. Allí viven las más diversas y contrarias configuraciones de la naturaleza. Por una parte es todo litoral, con un mar ardiente, inquieto y muy salado; su costa áspera, de rocas macizas y puntiagudas. Sólo como una porción de franja angosta se nos brinda la arena escasa y turbia, entremezclada con piedrecillas horadadas, restos de caracoles e infinitud de vidrios muy pulidos, inofensivos ya, y de las más variadas coloraciones que semejan piedras preciosas. Y, sin embargo, muy cerca, visible incluso desde la propia costa, nos asalta el paisaje rural, de verde vegetación campesina. Tierras roturadas, matorrales llenos de misterio, bajíos, palmas, grandes almendros. Esta rara simbiosis no es solo primitiva de la naturaleza, sino que trasciende a lo humano para ofrecernos un ambiente socio-natural múltiple y enriquecido. ¿Cómo clasificar entonces a Santa Fe? Tal vez, en prudente juego de imágenes, diríamos: "playa campestre" o "campo marino".

Hay sitios en nuestro país que ostentan una discernible personalidad como El Cerro, La Víbora, Trinidad o Baracoa. Las casas de Santa Fe con sus diferentes combinaciones de techos a dos aguas, sus portales corridos y frescos, sus moradores, despreocupados y joviales como gente de playa; pero también, rústicos e imaginativos como hombres de campo, su manera de vivir a puertas abiertas, los paseos de los transeúntes más por las calles -junto a bicicletas y cámaras infladas y perros mojados y todo tipo de vehículos- que por las aceras en singular voluntad de caravana, y la contagiosa ingenuidad de sus gentes, conforman y refuerzan esa impronta santafesina que permite distinguirle como un sitio de definida personalidad.

En este ámbito, que fue mí nutriente primero en este lacerante y vivificador oficio que es el de escritor, ubico esta comedía que ha surgido con música porque así se me presenta mí pequeño pueblo.

Entréguense a esta pieza como sí entraran al mar de Santa Fe. Déjense llevar por su estructura de olas: instantes fuertes -como cuando éstas se lanzan sobre los arrecifes y rompen blancas y espumeantes-, seguidos por períodos suaves, calmos -como cuando aquellas se aplacan o ese recogen para dejar ver el fondo del mar-. Así de zigzagueante es su ritmo marino.

Verán once personajes inmersos en problemas pequeños al parecer, pero que pudieran ser hondos, pues están relacionados con la identidad humana. He querido que cada uno de ellos tenga vida independiente y similar valor sobre la escena, pues los siento con nervios y sangre. Son cosas tan cotidianas y comunes las que les suceden que pienso pueda usted llegar a sentirse involucrado. Pero ellos son más privilegiados que nosotros, porque ellos viven en Santa Fe. No pretendo incitarles a mudarse para mí pueblo; pero si a visitarle, a recorrerle, a nadar en su mar, a fortalecer piernas y píes caminando por sobre sus rocas; a conocer a sus gentes, siempre sonriéndonos desde portales y terrazas. Y si no son como aquí las pinto… ¡Hay tanto parecido!

Permítanme que esta pieza -escrita con entusiasmo y devoción- sea como un tributo de agradecimiento a un lugar del que guardo, y quiero encontrar siempre, intensos recuerdos.

Nicolás Dorr

EQUIPO DE REALIZACIÓN:

Puesta en escena: Nicolás Dorr y Dimas Rolando
Música: Juan Formell
Coreografía: Gladys González
Textos de las canciones: Nicolás Dorr
Escenografía: Eduardo Arrocha
Vestuario: Abrahan
Fotos para la escenografía: Juan José Vidal
Diseño de luces: Fernando Alonso
Categoría de la fiesta: Jaime Moran
Asistente de dirección: Carlos Lanza
Profesora de baile y asistente coreografía: Uranis Urbino
Montaje de voces: Marlen Urbay
Arreglos musicales: Ángel Octavio Sánchez y Aneiro Taño
Dirección musical: Ángel Octavio Sánchez
Producción y jefatura de escena: Nelson Dueñas
Bisutería y calzado y diseño textil de Rosita Fornés: Fondo de Bienes Culturales.
Trabajo de Olimpia, Plasencia, Silverio Martínez, Eduardo e Ismael.
Realización de escenografía y vestuario: E.N.A.E.
Peluquería y maquillaje: T.N.C.
Programa y Publicidad: Dpto. Divulgación y Relaciones Públicas
Teatro Nacional de Cuba, Sala Covarrubias / Junio de 1986